Wraps de champiñones

Un wrap de champiñones es una preparación ideal: es delicioso, bajo en calorías y muy saludable.

Los wraps han ido ganando popularidad entre los comensales de todas las edades por la facilidad de su preparación y por su inmensa versatilidad, siempre abierta a las aventuras e imaginación.

La palabra wrap viene del inglés envolver, rodear o abrigar. Aunque aún no es un término que encontremos en el diccionario, ya se ha hecho un lugar en nuestra cultura gastronómica. Para elaborar este sandwich o bocadillo enrollado se puede utilizar una tortilla o algún pan plano, como el de pita o el lavash.

Aunque inicialmente las recetas de wraps se hacían usando una simple tortilla de trigo, en la actualidad son preparadas de formas diversas. Ya es habitual que se incorporen a su elaboración cereales, como la avena, el sésamo o ajonjolí y el centeno, o hierbas aromáticas como el orégano  y la albahaca.

Respecto al relleno para wraps, las posibilidades incluyen quesos, jamones, mariscos, carne de pollo, atún, cerdo o res; también los puedes enrollar con lechuga, tomate, espinacas, pimientos, guacamole o las legumbres que te apetezcan. Prueba agregarles huevo duro y salsas de muchos tipos.

Esta vez te traemos 2 opciones de preparación del wrap de champiñones que no vas a querer perderte, con las que seguramente vas a sorprenderlos a todos.

Wraps de champiñones, receta clásica 

El wrap de champiñones es una receta fácil y rápida de hacer. Además de su exquisito sabor, los champiñones constituyen un plus por ser ricos en proteínas, fibras, vitaminas y minerales. ¿Sabías que por su alto contenido en selenio fortalecen el sistema inmune y ayudan a destruir los radicales libres que dañan nuestras células?

Por si esto fuera poco, al ser una buena fuente de potasio, regula la presión arterial, y la niacina que se encuentra en ellos mejora el funcionamiento del sistema nervioso. Y si aún no te convences, déjanos decirte que por ser bajos en calorías resultan muy efectivos para bajar de peso.

Ingredientes

(Para 4 raciones)

  • 4 tortillas grandes de harina de trigo. Si prefieres, en lugar de las tortillas puedes usar pan de pita o lavash
  • 4 huevos
  • 3 tazas champiñones cortados en cuartos
  • 120 gramos de mozzarella
  • 2 pimientos picados en tiras
  • 2 dientes de ajo finamente picados
  • 4 cucharadas de mayonesa
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Pimienta blanca al gusto
  • Sal

Preparación 

  1. Bate los huevos con sal y pimienta. En una sartén con poco aceite o mantequilla, prepara una por una las 4 tortillas. Reserva.
  2. Calienta el sartén con el aceite de oliva. Sofríe los ajos hasta que empiecen a dorar.
  3. Agrega los pimientos. Saltéalos por 2 minutos.
  4. Agrega los champiñones al sartén y añádeles sal y pimienta. Sin dejar de revolver, mantén la preparación en fuego medio por algunos minutos hasta que los champiñones estén cocidos.
  5. Unta cada tortilla de trigo, o el pan plano de tu preferencia, con mayonesa y cúbrelas con las tortillas de huevo que tienes reservadas.
  6. Coloca en el centro los pimientos con los champiñones y la mozzarella cortada en tiras finas.
  7. Para envolver, dobla uno de los bordes hacia el centro pasándolo sobre el relleno, tira hacia ti y aprieta para darle más consistencia al enrollado. Mantén este doblez con las manos y sigue enrollando sin detenerte para evitar que se afloje. Unta el borde final con un poco del jugo de los mismos champiñones para favorecer que todo se quede en su lugar.
  8. Una vez enrollados tus wraps, mete los extremos hacia adentro ayudándote con los dedos. Luego, corta por la mitad y sirve enseguida.

Una variedad de esta receta incluye los pimientos asados.

Para asar los pimientos, solo tienes que untarlos con aceite de oliva y sal, para hornearlos en un bol por 40 minutos a 200º. Al sacarlos, tapas el bol con papel film: esto hará que la piel se desprenda fácilmente. Luego, los cortas en tiras finas y los reservas para rellenar con ellos tus wrap.

Wraps de champiñones sin gluten 

Últimamente ha cobrado fuerza la tendencia de comer alimentos sin gluten. Ya sea por alguna condición física o por una decisión personal, te traemos una variedad en la preparación de los wrap de champiñones, para que no dejes de disfrutarla.

Más allá de los ingredientes de la tortilla, muchos se preguntarán qué sucede con el relleno, específicamente con la mozzarella: no debes preocuparte, los quesos frescos no contienen gluten.

Consumido con moderación, el queso es saludable para las personas con alergia al gluten: se le prepara con leche pasteurizada y a temperaturas tan altas que matan las bacterias.

Sin embargo, es conveniente leer la etiqueta para asegurarse de que no contiene almidón de trigo o almidón modificado hecho de trigo, pues estos elementos sí contienen gluten. Tampoco te confíes en los quesos sin lactosa, ya que algunas marcas incorporan productos con gluten para darles consistencia.

Para preparar esta versión sin gluten, y todas las recetas de wraps, haz tú mismo las tortillas: en un bol bate 250 gramos de harina apta para celíacos, 1 huevo, 2 cucharadas de aceite, media cucharadita de sal y el agua que necesites para obtener una masa espesa.

Precalienta un sartén y agrega aceite o mantequilla. Cuando esté bien caliente, vierte de a poco la preparación para hacer una a una tus tortillas. Déjalas dorar por ambos lados y luego las rellenas como explicamos anteriormente.

Cómelos recién preparados y disfruta de su fabuloso sabor y  la gran variedad de rellenos para wraps, mientras te alimentas de forma balanceadamente.

Otras recetas que te pueden interesar:

shares
Volver